ILUSTRACIONES DE AMAYA DE LA HOZ

30 ago. 2013

Trabajando en el viejo tablón.


Tenía bastante claro que el motivo que quería representar en el trozo de madera vieja que encontré era un dragón custodiando una llave.  Así que, ajustándome lo máximo posible a la forma que tenía, comencé a imaginar el diseño:
 

 
Como la madera está alabeada, me he decidido por el lado cóncavo como superficie de trabajo. Le he dado una imprimación con cola de conejo diluida; ya que esta vez se trata de darle un cierto toque antiguo al tema, la forma de trabajo será también al modo tradicional. Después, una base blanca sobre la que pintar, un gesso de receta antigua, a base de cola de conejo y carbonato de calcio (nada que ver con el que venden, aunque bastante más engorroso de hacer). 


 
Después de lijarlo y pasar el dibujo, ya está listo para empezar a pintar.


 

27 ago. 2013

Érase una vez... un tablón viejo.

El otro día, dando un paseo por el bosque, encontré este trozo de tabla y no pude resistirme a meterlo en la mochila, ¡tenía el tamaño justo! No es más que un trozo de madera vieja en pésimas condiciones, combado, seco y agrietado, pero yo le veía tantas posibilidades... Durante un par de años trabajé restaurando techos, en su mayoría de época mudéjar; muchos tenían policromía. Era un trabajo realmente duro para el cuello y los brazos, pero me encantaban esas pinturas. Esta madera me recuerda al estado en que estaban muchas de ellas... Veremos qué puedo hacer con él.
 

 
En estas fotos ya lo he limpiado de la suciedad del camino y le he dado un par de manos de aceite de linaza para nutrir un poquito la madera.