ILUSTRACIONES DE AMAYA DE LA HOZ

18 may. 2016

Hija de Morrigan

Cierro los ojos y me dispongo a adentrarme 
en la profundidad de mi ser.
Cobijada por un negro plumaje, 
siento cómo caigo inexorablemente en el vacío.
Es entonces cuando me reconozco como Hija del Cuervo,
despertándose en mí el don de reconocer la Luz 
que habita, incluso, en la más densa oscuridad. 

© Amaya de la Hoz



"Hija de Morrigan", pintura al óleo sobre una rodaja de madera de fresno.


"Corazón de Magia" y "Dador de Luz". Miniaturas pintadas al óleo sobre madera.